martes, 23 de noviembre de 2010

Felicidad Marginada.

Asi es como me siento. Fea. Sucia. Estúpida. Gorda.
Las maneras de arreglarlo  son sencillas. 
Para mí, demasiado complicadas.
No puedo. No puedo más. Estoy apagada. Desfigurada. Sombría. Débil. Hundida.
¿Qué puedo hacer cuando lo único que tengo en la mente es la palabra muerte?

2 comentarios:

martienn dijo...

I like ur blog ! :D
is interesting ! :)
more more more ! :D


follow me and write comment if you want ;**

MIMÍ dijo...

No por dios!
Yo pasé por esa etapa y de veras, no merece la pena. Tienes que aferrarte a algo que te de felicidad como la familia o los amigos, ayudan mucho.
Espero que se te pase.
Te sigo.
Mimi